• Restauración de un cierro

    15 Enero 2011

    (Balcón cerrado sobresaliente, característico de San Fernando)

    Consejo para Pedro Mª. Glez. Tuero

    En primer lugar hay que quitar la pintura vieja de la reja, barandilla o parte metálica del cierro. En este proceso es recomendable aplicar un decapante con una brocha y seguir las instrucciones de empleo que acompaña al producto, si la pintura es antigua necesitará repetir la operación. Al final se debe limpiar muy bien para eliminar residuos y secar. En este primer proceso es recomendable la utilización de guantes de goma y mascarilla como medida de protección ya que el decapante o quita-pinturas es un ácido.

    Para el posterior pintado recomendamos una pintura antioxidante tipo Oxiron liso de TITAN en blanco, negro o verde carruaje que son los colores mas apropiados para este tipo de rejas, se dará un mínimo de dos manos de pintura para que el color quede perfecto. Al aplicar la pintura la brocha debe de no mojarse en exceso y extenderse muy bien, es preferible dar una mano mas de esmalte a que quede con grumos.

    Para el bastidor de madera y ventanas se debe utilizar un lijadora eléctrica hasta que quede los mínimos restos de pintura anterior, limpiar muy bien de polvo y aplicar masilla para madera al agua en todas las irregularidades, lijar estas zonas y volver a limpiar. La limpieza es importante para que la posterior fase de pintado sea duradera.

    El pintado se comenzara con una imprimación multiusos blanca y a continuación un lijado, esta operación se hará tantas veces como sea necesaria hasta que queden las maderas suaves y sin ningunas irregularidades en la superficie,en cada repintado dejar el tiempo de secado que recomiende el fabricante del producto. Siguiendo el proceso en  la ultima mano, elegiremos un esmalte-laca satinado blanco que contenga poliuretano, nosotros recomendamos TITANLAK  y esta vez utilizaremos para su aplicación un rodillo  de esmaltar de seis cm con el que será fácil extender la pintura por toda la superficie de la madera. En menos de tres horas habrá secado la laca.

    Reponer los vidrios y sellarlos con una silicona blanca que sea anti-moho.

    Y así quedará tu cierro nuevo y reluciente para que puedas seguir contemplando ese mundo, a veces bueno y a veces malo que luego nos narras tan magistralmente como solo tu sabes hacerlo, los sábados en tus artículos.

    Un abrazo